leer

LEER CON ECOESPERANZA, EL NUEVO PROYECTO DE GUARDIANES POR LA VIDA

Leer con Ecoesperanza es nuestro nuevo proyecto q a través del cual se promovemos la lectura y el conocimiento de la biodiversidad local.

“Sólo se ama lo que se conoce” fue una frase que se atribuye a José Celestino Mutis y que ha sido retomada por Francisco Vera, fundador de Guardianes por la vida, para invitar a conocer la naturaleza que nos rodea.

Con el apoyo del Young Activist Summit quien premió a Francisco en la sede de ONU en Ginebra – Suiza en noviembre del año pasado, nuestro proyecto ha llegado a cuatro territorios de Colombia para leer con ecoesperanza, como su título indica.

En Pamplona – Norte de Santander, Barranco de Loba – Bolívar, Sincelejo y Bogotá estamos realizando un proceso que ha llegado a cien (100) niños y niñas de 8 a 14 años, que esperamos que se pueda multiplicar en otros territorios del país y que tiene como uno de sus objetivos acercar a los niños a la hermosa biodiversidad de Colombia y de sus contextos locales de cara a la COP 16 de Biodiversidad que se llevará a cabo en el mes de noviembre en Cali – Valle del Cauca.

3dbe0867-ae18-4173-9469-09c70d93e553

INSCRIBETE Y SÉ PARTE DE LA RED DE ESCUELAS GUARDIANES POR LA VIDA

La Red de Escuelas es una iniciativa del activista Francisco Vera Manzanares, que busca posicionar la educación ambiental, ciudadana y climática como la verdadera educación para la vida.

A partir de 2022 desde nuestro Movimiento se lanzó esta iniciativa que busca generar procesos educativos en los colegios en donde el cuidado de la vida – en todas sus manifestaciones – esté por encima de todo permitiendo que la escuela tenga un rol muy importante en la construcción de una sociedad biocentrica.

Durante 2023 la Red de Escuelas Guardianes por la vida logró consolidar un proceso con diecinueve (19) instituciones educativas en todo el territorio nacional que durante el año se comprometieron en diversas acciones; a través de esta red se sembraron más de 1200 árboles en más de doce departamentos de Colombia en conmemoración del 75 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se realizaron proyectos de lectura y escritura y en general intercambiamos experiencias valiosas de los docentes que ponen todo su esfuerzo para educar para la vida.

En 2023 impactamos más de quinientos (500) niños y niñas en este año 2024 queremos invitarte a que tú también hagas parte de esta experiencia increíble.

Puedes inscribirte en el documento de Google adjunto hasta el 14 de febrero de 2024.

INSCRÍBETE ACA

WhatsApp Image 2024-01-27 at 5.23.38 PM

El planeta necesita educación para la vida

Nuestro planeta se debate entre la vida y la muerte de las especies que lo habitan”. Es así como comienza la Declaración de la Ecoesperanza, un manifiesto que hemos movilizado en más de 12 países de tres continentes en el que proponemos diferentes medidas para contrarrestar la mayor amenaza para la humanidad en estos momentos: el cambio climático.

Adaptación y mitigación al cambio climático, inclusión de los más jóvenes en la toma de decisiones y educación ambiental –una de las soluciones más efectivas con las que contamos– son unas de las propuestas más importantes que contiene este manifiesto.
Y es que la situación actual que está sufriendo nuestra casa común debido al cambio climático es de tal magnitud que el año pasado padecimos las temperaturas más altas desde que se tienen registros, muestra de un problema cada vez más evidente y que tiene repercusiones globales con gigantescos impactos en la estabilidad planetaria.

Ahora mismo la Tierra se debate entre varias crisis al mismo tiempo; no solamente es la climática, también son las guerras, la pobreza y la desigualdad, así como los problemas sanitarios y de acceso al agua potable, entre muchos otros, los que exigen atención urgente. Pero de todas estas emergencias, eso sí, la más grave y preocupante es la climática, y es simple de explicar: el cambio climático es mucho más que la intensificación de fenómenos meteorológicos extremos, como está sucediendo con el fenómeno de El Niño en Colombia; durante esta semana hemos visto literalmente arder ecosistemas amados de nuestro país, como los páramos, con mucho desasosiego.

Ante un panorama como el de esta semana, que genera pesimismo e impotencia, siempre podemos recurrir a la ecoesperanza, que nos enseña que la vida siempre renace.

El cambio climático conlleva una amenaza existencial, y a diferencia de otros dilemas que pueden solucionarse con voluntad humana, este clava sus pezuñas de manera más profunda, generando pérdidas y daños irreversibles. Ejemplo de ello es la crisis provocada por la pérdida de biodiversidad, que es el más grande patrimonio que tenemos.

Prácticamente somos gracias a los elementos que la naturaleza nos provee; sin embargo, hemos construido un modelo de producción y consumo que se ha dedicado a explotar los elementos de la Tierra como si fueran infinitos, de la mano de la avaricia, el egoísmo y un pensamiento individualista. Crisis planetaria es el término que desde la ciencia se ha acuñado para definir la situación global actual, llena de incertidumbre y conflictos, y es un concepto que nos permite entender que los problemas y las soluciones de nuestra sociedad están conectados integralmente entre sí: sin justicia social no hay justicia climática, sin dar el valor adecuado a la vida no habrá paz, y sin acción climática no habrá estabilidad ni social ni económica.

En ese contexto de múltiples crisis que amenazan a la vida en todas sus manifestaciones desde diversos frentes y en una sociedad que, además, le ha declarado una guerra sin tregua al planeta, es necesario buscar soluciones que promuevan una transformación estructural y para ello contamos con una muy poderosa: la educación ambiental, cuyo día se conmemoró el pasado 25 de enero.

Pero es necesario aclarar que educación ambiental no se reduce a una cátedra, sino a una conciencia colectiva con la que se enseña a cuidar la vida y se construye una sociedad biocéntrica; todos tenemos un rol en este proceso, desde los más pequeños hasta quienes han vivido más tiempo en este lugar, y por eso es intergeneracional.

Aprovechando la fecha, extiendo una invitación a recordar que la educación ambiental es la verdadera educación para la vida, y que ante un panorama como el de esta semana, que genera pesimismo e impotencia, siempre podemos recurrir a la ecoesperanza, que nos enseña que la vida siempre renace.

Por último, frente a comentarios desproporcionados y violentos que recibí esta semana, quiero anotar que se ha perdido la capacidad de disentir entre la posición del otro y atacarlo. Necesitamos empezar a construir una sociedad que respete la diferencia de pensamientos y reconozca su importancia en el marco de la democracia.

Así mismo, hago un llamado a apagar el fuego del odio en nuestros corazones, ya que para hacer la paz con el planeta es necesario hacer la paz entre nosotros.

FRANCISCO VERA
*Primer defensor por la acción climática para América Latina y el Caribe de Unicef

ESTE ARTICULO HACE PARTE DE LA COLUMNA PARA EL PERIODICO EL TIEMPO
LINK AQUI

foto-1

FRANCISCO VERA PRESENTA SU CONFERENCIA “LA ECOESPERANZA: EL RETO DE NUESTRA GENERACIÓN” EN LA SEMANA DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE NUEVO LEÓN – MEXICO

Del 7 al 13 de septiembre se desarrolló la Semana de la participación ciudadana de Nuevo León, México; en el marco de esta acción que es un esfuerzo por promover la participación ciudadana en todos los grupos etáreos, Francisco Vera presentó su conferencia magistral “La ecoesperanza: el reto de nuestra generación” en donde abordó varios tópicos: la belleza del planeta en el que habitamos, las crisis a las que se enfrenta la humanidad y la ecoesperanza como una herramienta poderosa de esta generación para decidirse a participar y desde allí transformarlo todo; pero esta ecoesperanza no es una esperanza pasiva que espera, sino es una ecoesperanza activa que nos mueve a tomar acción, no sólo en los retos climáticos y medio ambientales que tenemos como especie y generación, sino otros que se van presentando.

Este evento contó con la asistencia de aproximadamente cuatrocientos (400) niños y niñas de Nuevo León y con la apertura de la Secretaria de Participación del Estado Ximena Peredo y de la Secretaria de Educación SofiaLeticia Morales.

En el marco de esta semana y con el apoyo de la Secretaría de ambiente de Nuevo León también se realizó una plantación de árboles en el Instituto Docet de Monterrey en donde Francisco entregó a cada uno de los niños y niñas que participaron, el certificado de pertenencia de su árbol plantado y que los reconoce como  defensores del derecho humano a un ambiente sano, sumándose a las acciones que se vienen realizando desde Guardianes por la vida por la conmemoración de los 75 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

¡Que cada vez haya mayores espacios de participación ciudadana para los niños, niñas y adolescentes y gobiernos que pongan a las infancias en el centro de sus políticas!

Puedes ver la conferencia en este enlace:

Clic aquí para ver video

Credito de las fotos: Secretaria de participación ciudadana del Estado del Gobierno de Nuevo León

Grados-escuela-formacion-ciudadana

Se gradúan los 30 primeros niños y niñas de nuestra Escuela de formación ciudadana, climática y ambiental de Guardianes por la vida.

Sibundoy, Putumayo – 7 de agosto de 2023.

Este fin de semana en Sibundoy – Putumayo se llevó a cabo la graduación de los primeros treinta (30) guardianes por la vida,  que hicieron parte de la primera edición de la Escuela de formación ciudadana, climática y ambiental de Guardianes por la vida durante un año.

Bajo el liderazgo de Francisco Vera y con la coordinación de un maravilloso equipo compuesto por Ángela Mavisoy, Pablo Cuarán y Erika Mavisoy, durante el último año los niños y niñas aprendieron sobre su territorio (que constituye el 42% de la Selva Amazónica) sobre derechos humanos y en especial sobre el derecho humano a un ambiente sano, limpio y digno, así como sobre la increíble biodiversidad que tenemos en nuestro país.

Este nodo de la Escuela de formación (que se encuentra presente en diversos sitios de la geografía nacional) conformado en su mayoría por niños y niñas indígenas del pueblo Kamëntsa Biyá, contó con un componente especial que permitió la expresión artística bajo la guía del maestro Pablo Cuarán.

En este año aprendimos a volver a ser niños con sueños muy grandes, respetando nuestra tierra, amando a cada ser vivo, accionando frente nuestra responsabilidad con el planeta, a la tierra nos debemos y eso fuimos entendiendo”, son las palabras de Ángela frente a este proyecto.

Dentro del desarrollo de la Escuela – que apuesta por ser un semillero de nuevos liderazgos infantiles – los niños y niñas pudieron participar en espacios de incidencia como la mesa de participación de la niñez del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en Sibundoy, el Primer Encuentro Bioregional Memorias del agua y la emisora Manantial F.M.

Esta es la primera cohorte graduada, de un proceso que formó a trescientos niños y niñas en varios departamentos del territorio nacional y que busca poner en la agenda pública que en un contexto de crisis planetaria que amenaza la vida, la educación ciudadana, climática y ambiental es la verdadera Educación para la vida.

articulo

Francisco, el niño defensor de ddhh, se reúne con el Alto Comisionado, Volker Türk, en Ginebra

Francisco Vera Manzanares, de 13 años, y defensor de los derechos humanos y del medio ambiente se reunió en Ginebra, Suiza, con el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Volker Türk, y su Represente en Colombia, Juliette De Rivero. Francisco les hizo entrega de la Declaración de la Ecoesparanza y de su compromiso para difundir los derechos humanos en el 75 aniversario de la Declaración Universal.

El Alto Comisionado dijo que el “compromiso de Francisco con la #JusticiaClimática, difundiendo las voces de los niños y las niñas, y promoviendo la paz ambiental me llena de esperanza”.

Me siento “honrado -añadió- de unir fuerzas por los #DerechosHumanos75 e impulsar una #AcciónClimática más audaz”.

A su vez, Francisco señaló que “tuve el honor de reunirme con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas Volker Turk y con su representante en Colombia Juliette de Rivero para destacar la importancia del derecho humano a un ambiente sano, limpio y dign, que es un derecho humano que toma cada día más relevancia en el contexto de la crisis planetaria, que es una crisis de derechos humanos y que cada día se hace más evidente”.

Climate change activist from Colombia Francisco Javier Vera Manzanares meets United Nations High Commissioner for Human Rights Volker Türk in his office at OHCHR in Geneva, Switzerland, July 5, 2023. OCHCHR/Pierre Albouy

“Pudimos -explicó- también contarle el trabajo que venimos adelantando con su Oficina en Colombia en términos de comunicación, de divulgación y difusión de los derechos humanos en las redes sociales pero también del trabajo que hemos venido haciendo desde el territorio con una serie de siembra de árboles en el día de la Tierra por con 750 árboles o la siembra del bosque de los derechos humanos en la reserva Van Der Hammen en Bogotá.”

“A su vez aprovechamos este encuentro de alto nivel para entregarle la Declaración de la Ecoesperanza, una declaración que hemos movilizado con alrededor de 5,000 niños alrededor del mundo en todos los niveles tanto con gobiernos locales, regionales e incluso nacionales haciendo lo posible precisamente porque estas peticiones que se incluyen en la declaración que son la educación climática ciudadana y ambiental, y las garantías de los derechos se hagan una realidad; eso es un poco lo que hemos hecho en este encuentro tan feliz y emocionante”, concluyó Francisco.

Francisco también sostuvo reuniones con el Embajador de Colombia ante la ONU, Gustavo Gallón, con Antonio Hodgers, Presidente del Gobierno del Cantón de Ginebra, y llevó a cabo un conversatorio sobre su libro ¿Qué es cambio climático? en la librería Albatros.

Tomado de ONU Derechos Humanos Colombia.